La felicidad según Calderón

Calderón dejó atrás el viento de la Patagonia por unos días para disfrutar de las bondades de las sierras.

Cada vez que Calderón viaja para este lado del mundo, se da cuenta que los beneficios de estar acá son varios: un solcito de 24 grados da la bienvenida, la sonrisa de Nelly (merece otra entrada) hace ver cuánto se extrañó todo, las sierras son hermosas (aunque los lugareños ya ni las miren), el dulce de leche de los alfajores es más rico (y no se pega en la encía) y todo es más… alegre.

Calderón es feliz en las sierras y siempre se queda con sensación de  “uf, ya es hora de irse?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s