Bocanada urbana

Como ya se sabe, Calderón hace turismo de aguas. Pero a veces se deja seducir con paseos más urbanos. Ese es el caso de esta nueva crónica, ya que Calderón conoció la sede neuquina del MNBA y se maravilló con el trabajo de Graciela Sacco.

Con poca gente en el museo -emplazado donde, hasta 2004, estaba la terminal de onmibús- Calderón recorrió las salas con la felicidad de quien mira Bernis, Spilimbergos y, sobre todo, los Niños Colgados de Alonso.

Cuando salió ya era el mediodía y caminó por las calles de Neuquén con una sonrisa en la cara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s