Nahuel Pan

A 20 kms de la ciudad de Esquel, se encuentra Nahuel Pan. Calderón fue en otoño y sólo lo salvó de la congelación un café con tortas fritas (extraña combinación, pero funcionó)

El caso es que allí viven 20 familias de una comunidad mapuche-tehuelche. Lo hacen en las  casas -construidas por durmientes de La Trochita- que la empresa ferroviaria hizo antaño para los cuidadores del tren. “Estas paredes le hacen frente al frío”, le contaron de pasadita.

Hoy en día sólo resisten unas pocas casas –devenidas museo o  barcito- y una escuela, en la que se enseña y habla en lenguas originarias.

Pasados los días, Calderón piensa que Nahuel Pan tiene un atractivo muy diferente al del Parque Nacional Lapataia (destino final del Tren del Fin del Mundo) pero nada tiene que envidiarle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s