Tú la primera… Esperanos!

Casi por casualidad, Calderón entró en el cementerio de Chacarita. No conoció la tumba de Pugliese ni la de Sandrini, sino que recorrió tumbas de desconocidos. Desconocidos para Calderón porque, se nota que más de uno lloró y pensó dedicatorias que dejan pensando.



Después de recorrerlo, Calderón se enteró que el cementerio fue construido en 1871 para alojar a los muertos (de la fiebre amarilla) que el Cementerio de la Recoleta rechazó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s