Un ala, 70 toneladas de hierro, 100 obreros, amor y una maldición

En la Ruta Provincial N5, entre Córdoba y Alta Gracia, Calderón ve (no hace falta mucho para eso) el monumento que Jorge Barón Biza mandó a construir en la tumba de su primera esposa, la actriz suiza Miriam Stefford, que murió en un accidente de aviación.

Se trata de un ala de avión de 82 metros de altura que se puede recorrer por adentro (es el mausoleo más grande de Argentina). Si uno sube, ve Los Cerrillos a pleno; si uno baja 406 escalones, dicen, lee la frase “Maldito sea el que profane esta tumba”.Calderón revisa los arhivos y concluye: Los herederos deberían estar atentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s